Crianza, Martí y Mario

OS ECHO DE MENOS

He pasado de suspirar cada 5 segundos y agobiarme por todo, a no veros el pelo. Así, sin más, sin previo aviso, sin estar preparado a perderme un millón de cosas y de paso, no veros crecer.  Yo, que siempre he tenido unos horarios que me han permitido estar un montón de horas con vosotros y ponerles voces a vuestro muñecos día sí día también, esquivar parques para proponeros un plan mejor, comer helados en pleno mes de enero, estar las tardes en hockey y que me digáis hasta la saciedad que mamá os pone mejor los patines que yo, enganchar cromos de la última colección de moda…me doy cuenta que la cosa ha cambiado. Y entonces, me dispongo a saborear los momentos con vosotros al máximo, sin pestañear y que ni se le ocurra moverse a la maldita aguja del reloj…como cuando  al llegar por la noche del trabajo os levantáis a saludarme y darme un fuerte abrazo mientras me dais las “buenas noches” o cuando justo antes de irme a trabajar, nos da tiempo de juntar todos los playmobil del barco pirata y montar un buen sarao. ¿Y las mañanas? Pues os preparo vuestro desayuno favorito para ir al cole y os pregunto acelerado un montón de cosas, consciente de que el tiempo corre y mientras me mostráis esa cara tan graciosa de dormidos invadidos por las legañas y contestándome con monosílabos. 

Siempre fui un afortunado sin darme cuenta…siempre. Y quizás por mis miedos, agobios y tocs, nunca me enteré de la película. Y es ahora cuando veo que el tiempo no espera a nadie, que ni conciliación ni “conciliacián”, que me paso demasiado tiempo viendo vuestras fotos en el  móvil, que hemos pasado de comer castañas y boniatos y celebrar el Halloween (¡Porque como nos mola el Halloween!) a tener la fiesta de final de curso a la vuelta esquina.

Y  entonces he pasado de temer más al verano que al mismísimo Pennywise de “It”, a desear que llegue más que nunca. Porque el que os habla es el puto “Grinch” del verano, de San Juan, de los petardos, de ducharse y estar a los 5 minutos empapado de sudor. Porque los mosquitos me pueden, la calor me puede, la estación me puede.

Sin embargo, cuando llegue el verano podré disfrutar más de vosotros…e ir al cine a ver cualquier peli de animales que hablan, no temer al tiempo y de paso reírme de él,  merendar cosas molonas sin pensar en Basulto, reírnos sin más, jugar a la “play”, contar cuentos y sobretodo, enganchar los cromos de ese álbum de “Jurassic World” que aún está por abrir desde hace ya varios días.

Bendito verano…

El que siempre se quejaba, el que coleccionaba resoplidos en cada segundo, el que perdía los nervios fácilmente…os echa de menos.

35227275_10216067897267343_7633153622347350016_n

Anuncios

2 comentarios en “OS ECHO DE MENOS”

  1. Precioso. Yo también deseo que llegue el verano, fuera prisas y disfrutar del peque sin más. Sin tener la aguja del reloj sobre nuestras cabezas como una guadaña (corre que hay deberes, hay que estudiar, hay judo, hoy teatro… Buf!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s