LAS COSAS QUE PENSAMOS Y NO DECIMOS.

Este post no interesará a mucha gente, no lo leerá mucha gente y tampoco creo que haya mucha crianza por en medio pero oye, me apetece escribirlo.  ¿Y sabéis por qué? Pues porque no hay mayor orgasmo en esta vida que re-encontrarte con el placer de  escribir sin filtros, miedos o estúpidos objetivos.

Si os gusta el cine, seguramente lo habréis pillado a la primera: El título del post es la declaración de objetivos de la película Jerry Maguire. Exacto, empecemos pues…

Me siento mal padre y eso no es nada nuevo, ni nada bueno, ni mucho menos para sacar pecho. Pero ni soy un ogro, ni Jack Nicholson en El resplandor. Sí, a veces estoy algo desquiciado y con poca ayuda, ya que ni en el espacio  junto a Alien ni en el fondo del mar al ladito de Tiburón…se escuchan mis gritos de socorro.

Ni padrazo, ni padre modelo, ni mal padre. Soy Carlos, papá de Martí y Mario, el que siempre escribe y toma café. Porque en los momentos más delicados y en los momentos más bonitos de esta vida, siempre he escrito. Esa ha sido mi respuesta, mi amor, mi granito de arena. Pero esta vez no voy a escribir porque “es lo que menos mal se me da”, como llevo décadas diciendo.

Escribiré porque es lo que amo…punto.

He llegado el momento en esta vida en la que me voy a rodear de los que me dan calor, de los que  me achuchan bien y de los que me meten bronca por no hacer las cosas bien o dejar de hacerlas. Los que me dicen que haga lo que sienta, lo que sale de dentro. Sabéis quien sois, ¿verdad? Así que los que piensen que esto es un ganduleo o un hobby, la salida de emergencia ya sabéis donde está, y sin señales luminosas por cierto. Esto son 4 días y en 3 de ellos llueve, así que no hay tiempo que perder. A los que os quedéis, tranquilos, que para los días grises, tengo varios chubasqueros de Bob esponja y de Spiderman.

Yo me pondré el de Tintín si os parece bien.

No pienso odiarme más. Mejor dicho: No pienso odiar el lugar que ocupo en este mundo (sí, lo habéis adivinado otra vez: Jerry Maguire. Ahora toca cambiar, ser perseverante, seguir soñando modo “high level”…llamadlo como mejor os parezca. En el camino a menudo la toalla está más húmeda que el bañador de mi hijo después de natación y a pesar de qué en demasiadas ocasiones he querido lanzarla, esta vez  prefiero ponérmela de capa.

Y se vuela de cojones.

Mi lucha para que este mundo sea mejor empieza en amar sin escusas lo que hago y transmitir a mis hijos que amen lo que sueñen, que hagan lo que sueñen y que no dejen de soñar.

Basta de hacer lo que parece que se tiene que hacer. A estas alturas de la película, ya sé quién es el “prota”, los “extras” sin frase, el secundario de lujo o el villano de turno.  Los puntos de giros me los sé de memoria, por lo tanto, ya tengo mucho ganado.

Y  si bien quizás nunca escribiré  como Sisquella,  seré feliz haciendo lo que amo.

Y esto es tan solo algunas  de las muchas cosas que pensamos y que no decimos, como cuando ves a alguien con una mancha de ketchup en los labios y no te atreves a decírselo, como cuando el mundo entero te juzga como padre y prefieres  esbozar una media sonrisa a dar una patada voladora, como cuando ves por las redes que tu ex pareja ha sido madre y no te atreves a felicitarla y no sabes aún porque, o como cuando dices “si” queriendo decir “no”, o dices “no”  queriendo decir “si”.

Cuando tengáis ganas de decirlas, os animo a que las escribáis o ya puestos las digáis.

Y sobre todo, os animo a que améis lo que hacéis, y es que lo realmente importante en esta vida es amar.

Amar…como Jerry Maguire.

sitges-carlos-piscina

Anuncios

8 Respuestas a “LAS COSAS QUE PENSAMOS Y NO DECIMOS.

  1. A mi me gusta tu blog y todos tus posts. Soy una seguidora tuya y muchas veces me río con ellos , no sólo porque los encuentre divertidos tambien porque me siento identificada como madre;no es fácil la crianza de nuestros hijos y nosotros nos esforzamos por hacerlo lo mejor que podemos ;No debemos sentirnos culpables por las críricas de los demás porque siempre nos encontraremos con opiniones que no coincidaran con nuestra forma de pensar y a veces algún consejo no viene mal ,pero lo más importante es educar con mucho amor y hacer lo que nos dicte el corazón.
    Me gusta tu blog y me gusta tu forma de escribir. No te sientas mal por escribir si te gusta, es tu forma de expresar tus sentimientos y miedos. Cada persona necesitamos expresarnos de una manera .
    un saludo

  2. Decir lo que pensamos es una parte importante de crecer, y saber cómo decirlo, más. Echamos de menos la ingenuidad de cuando éramos pequeños y dejamos, a veces voluntariamente, las cosas de niños para “ser mayores”, y cuántas veces las echamos de menos. Nuestro reto debería ser enseñarles a nuestros hijos e hijas a no callar lo que no deben de callar. Sobre todo a no decir “si” cuando quieren decir”no”, y viceversa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s