UN CURSO MÁS.

Un curso más. Un curso más para elegir el nombre de la clase, un nombre de esos de inocentes animales (Para cuando la clase de los atunes, de las croquetas, de los astronautas, de los pillastres, de los “E.T.” o de los Umpa Lumpa?), desayunos en el tuper molón del Spiderman hechos por papá con bocadillos de Nocilla, desayunos en el tuper molón del Spiderman hechos por mamá con frutas y pasas.  Y ya queda menos para querer  ir al parque al salir del cole  y que papá gire la ruta disimuladamente cuando va solo con los dos (mira que es cagón),  o para que gires 360 grados durante  todo del camino del cole a casa y que tu padre se ponga histérico perdido. Y estrenar mochila de superhéroes, y recoger todos los palos del mundo mundial, y comerte un helado en pleno mes de Enero y provocar al barrio entero.

Cada tarde habrá peleas con tus compis de la clase de P5 por la merienda (eso si es un clásico y no “7 novias para siete hermanos”), cada tarde saldrás de la clase con ganas de correr la maratón de Nueva York, escalar el Everest, o comerte a la tarde con patatas  y kétchup y de paso, tardar 8 horas en llegar a casa.

Un curso más. Un curso en el que ya te haces grande…bueno, no paras de hacerte  grande (como tu hermano Mario), no me daré cuenta y sabrás leer, entonces leerás este blog y vete a saber que pasará. Un curso más de “Doraemons”, de charcos, de descubrir  cosas nuevas, de sacarte mocos y fruncir el ceño al unísono con tu padre.

Un curso más. Un curso más para llevarte a casa la mascota del curso con nombre cursi y cuidarla como si fuese tu propio hijo, y hacerle más mimitos que a tu propio padre, y que este tenga ganas de utilizarlo de carbón para la próxima barbacoa en casa del tío Diego. Y además tendremos que hacer un jodido publi-reportaje del bicho en cuestión, pero que demonios, eso te hace tan feliz. Así que bendita mascota (por muy fea que sea).

Un curso más  de castañadas, fiestas de espuma, de reuniones coñazo,  de reuniones mejores.  De profesoras molonas (sobretodo este año, je,je), de demasiados  libros llenos de fichas con el que  a final del curso construir una réplica de la muralla china, de excursiones acojonantes, de días de clase inolvidables, de informes de esos de comedor que no sirven ni para el retrete,  de cenas de los padres con hamburguesas guarras y Champions league. De miedos, dudas, como no. De grupos de whats app con los padres del cole sonando a todas horas, de anécdotas y  de extraescolares, pero de esas molonas, con las que puedas volar.

Un curso más. Un curso en el que poder jugar con Laia, que dices que es tu novia (por mi genial, que el padre de la Laia, Lluis el “plim, plim” me cae de coña), o jugar con Bruno, Gabriela, Jordi o cualquiera de los demás, o pelearte con Bruno, Gabriela, Jordi o cualquiera de los demás. Con patines molones, con tesoros que volverás a conquistar, y con la certeza de que tus ojos achinados ven a un pirata malvado que está a punto de destrozar vuestro precioso barco.

Y yo? Pues un curso más. Un curso en casa con Mario, con Donuts, cafés, “Frozen”, risas, lloros. Con la ruta de los parques, de uno al otro y tiro porque me toca y bañarnos en arena, que bien! (modo ironía). Ir a Tanhäuser, ir al “espai familiar” a hacer manualidades (oh no!, que soy un inútil), comer churros, quedar con la tía Maite y hacer un zumo o quedar con la Ana (y Celeste) y hacer un Bitter Kas, bien! Y mirando al móvil con la esperanza que suene. Y mirando el reloj para ir a buscar a Martí al cole.

Un curso más. En el que iremos al súper, escucharemos música molona en el Spotify (bueno y Bob esponja, también) y haremos macarrones con chicha de esa buena, y pasearemos por todo el barrio para dormirte, ese barrio que a costa de siestas, ya me sé de memoria.

Un curso más. Un curso más para seguir haciendo las cosas desde dentro. Para seguir soñando, para aprender de los errores, y sonreír con las cosas buenas. Un curso para crecer  todos, para soñar todos…Un curso más.

Un curso más para seguir siendo niño. Yo el primero.

Apretaros los cinturones que esto empieza.

DSC_0025

Anuncios

8 Respuestas a “UN CURSO MÁS.

  1. Empieza y pasa volando!!!!!! Yo por un lado también tengo un curso más….. Y por el otro tengo el sólo,faltan dos para acabar e ir a la universidad……. Y me la miro y remiro y pienso….quien te dio permiso para crecer tan rápido? Yo no.

  2. Mira que me gusta, jodío, como escribes. Y es que es tal cuál: tenemos todos vidas paralelas? Uish, perdón, que tu hijo está a punto de saber leer y descubrir a los tratados que te comentamos y… Uy cuando descubra YouTube! O ya lo ha hecho? A saber qué pensarán mi par de dos cuando vean el cutre blog de cutre manualidades y avwbturillas de su madre. Lo mismo me desheredan por hacerles ver que nuestra realidad no era Pinterest aunque ellos pensaran que sí en su inocencia!

  3. Waaaaaala!! Visto así moooola. Voy a dejar en casa las prisas, el ” venga…que he de poner la lavadora, hacer la cena…bla bla bla” . Mejor disfrutar con los peques, añadir más fantasía e ilusión, volver a ser niña…que la vida pasa volando!

  4. Pues yo será que estoy hipersensible, pero me has hecho llorar. Yo estaré en casa también con Nora, mirando el reloj de vez en cuando para que no se me pase la hora de ir a por Leo al cole a su clase de 5 años.

    Y que dure…

    Saludos!

  5. Genial entrada, como siempre! Yo el camino a casa tambien me lo tomo con muuuuucha calma. Es lo que toca. Por cierto, he visto por aquí alguien q va a la clase de los “astronautas”. Mi pequeño saltamontes, q acaba de empezar P3, va a la clase “dels Coets” ☺️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s