“BICHOS RAROS”

Lo tenía todo planeado, empaquetaría a Martí y Mario rumbo Madagascar, la India o Groenlandia…bien lejos…almenos durante unas horas, y es que teníamos visita de Eva y Joan, unos grandes amigos que no sólo no quieren tener hijos, sino que ademas siempre que ven alguno cerca en algún restaurante, no se lo piensan y se cambian de mesa, y me da que incluso se rocían con alguna loción anti-chiquillos comprada en alguna página oriental por internet. Eva y Joan son amantes de la naturaleza, van en bici, hacen submarinismo, juegan a padel, corren, sueñan y son amantes de su vida y en ella no hay niños, ni quieren que los haya…

Eva  fue mi compañera de aventuras en el Registro Mercantil de Barcelona, codo a codo haciendo el “Borme”, codo a codo riéndonos de todo el mundo (y de nosotros, por supuesto)con ese humor negro, cafre, al limite, humor que sólo entendíamos nosotros dos. En nuestras jornadas laborales hablábamos mucho de cine, y un día comentamos la película “Ahora o nunca”, un film en donde dos enfermos terminales interpretados por Morgan Freeman y Jack Nicholson, decidían pasar sus últimos meses juntos viviendo un montón de aventuras en vez de pasarlos amargados en un hospital. En la película los protagonistas hablan del denominado “café más caro del mundo”, el “Kopi Luwak”: un café obtenido de granos que, tras ser ingeridos por la civeta (una especie de gato creo), pasan por su tracto intestinal y son expulsados con sus heces. De entre la caca se recogen los granos y de ahí se hace el café. Eva y yo nos preguntábamos que gusto tendría ese café, así que mi último día de trabajo, Eva me regaló una lata de “Kopi Luwak” y quedamos en probarlo un día en nuestra casa…y ese día había llegado. No os voy a engañar, por un segundo pensé en “desquedar”, y es que aún recuerdo sus “no” rotundos al yo insistirle si algún día tendría críos. Creo que jamás había visto a una persona teniéndolo tan claro, y  el simple hecho de estar en casa tomando el café de caca de gato y que Martí tuviese una de sus ya míticas rabietas o Mario no se durmiera y estuviese 3 horas llorando…me aterrorizaba. Sin embargo quedamos con ellos, quedamos porqué Eva y Joan son un sol, al igual que mis hijos, y que mejor que juntar a todos los soles, no?

Confié en que todo saliese bien…y salió perfecto.

Salió perfecto porqué Eva y Joan aunque no quieran tener hijos y al ver a varios peques liándola en cualquier sitio, se les transforme la cara, te pongan “la mirada de los rayos” y cojan el primer avión hacia cualquier lugar a no menos de 6000 km de distancia, pocas veces he visto a personas que sin querer tener niños tengan tanta empatía hacia ellos. Pero sobretodo, salió perfecto porqué Eva y Joan, al igual que Vanessa y un servidor…somos unos “bichos raros”. No, no somos civetas que cagan exquisito café, pero ante las opiniones y juicios de nuestro entorno (como diría Cruyff) ellos al igual que nosotros, estamos en el mismo equipo, estamos en el mismo barco. En su caso porqué claro, ellos son independientes, amantes de su vida, de lo que hacen y su decisión es no tener hijos y poca gente la entiende y  respeta. Y claro, les hablan del “dichoso arroz”, de que los niños son muy monos, de si van a la suya y de que claro: ya va siendo hora de tener hijos!

En nuestro caso? en el fondo es lo mismo… A nosotros tampoco nos respetan, todo lo contrario y desde el primero día, empezando por donde vamos teniendo más de un hijo, de si queremos hacer el equipo de balonmano, por ejemplo. Y es que claro,  nosotros también somos unos “bichos raros”, porqué  lo normal es llevar a los peques a la guardería aunque se pasen medio año llorando en la puerta, lo normal es decirles que son malos y que se portan mal, lo normal es el biberón y no eso de sacar la teta a todas horas, lo normal es llevar carro y no las “sabanas” esas, lo normal es no cogerles en brazos a todas horas porqué claro se acostumbrarán, y además hay un estudio de la universidad de no se donde, que está demostrado que si los coges demasiado en brazos, luego los niños te salen asesinos en serie, ladrones, sicarios o mafiosos de esos chungos chungos… Lo normal es que lleven chupete, que hagan caca en el orinal cuanto antes, que no duerman en vuestra cama, que si tenéis una comida, una cena, una boda o cualquier plan, enchufarle los niños a cualquiera, en vez de llevarlos con vosotros….todo eso es lo normal. Por eso cada vez entiendo más a Eva y a Joan, porqué es su decisión el no tener hijos, al igual que es la nuestra educarlos como mejor sabemos, queremos o podemos.

Esa mañana Eva y Joan  sin saberlo, dieron toda una lección de respeto a un montón de gente. Y vi que no estábamos solos, que no eramos pocos esos padres que se desviven por sus hijos, porqué a mi entender, para eso tienes hijos y no porque “toca”. Y que ellos, sin querer tener críos, nos entendían o mejor dicho: Nos respetaban. Y nos entendían más de lo que muchos siendo padres (o no)  lo hacían, porqué al fin y al cabo ellos eran unos “bichos raros” como la civeta, y por supuesto…como nosotros.

Cuando se fueron aquella mañana me sentí un “bicho raro”  muy aliviado…y muy feliz.  Y pensé que menos mal que no empaqueté a mis hijos a cualquier destino, y menos mal que no “desquedé” con ellos. ..Lo sé, seguro que os preguntaréis a que sabía el café?

Pues el café estaba bueno, la verdad, y no tenía gusto a caca. Os lo recomiendo a los más cafeteros, al igual que os recomiendo la película de  “Ahora o nunca”…y al igual que os recomiendo que luchéis por lo que creéis y nunca, nunca, dejéis de ser unos “bichos raros”, porqué sinceramente…somos muchos más de los que nos pensamos.

image

Anuncios

16 Respuestas a ““BICHOS RAROS”

  1. ¡Qué buenos amigos! Porque hay gente que no quiere tener niños, a los que les disguta en exceso su contacto y que no pueden adaptarse a este tipo de situaciones, ni siquiera para ser un poquito falsos y tratar de hacerles pasar un rato agradable. A mí también hay muchas cosas que no me gustan, pero que respeto que le gusten a los demás y no les voy incordiando y poniéndoles malas caras por sus gustos.

    • pues si, la verdad es que son muy buenos amigos! 🙂 Creo sinceramente que si la gente fuera más respetuosa tanto con los que tenemos hijos como con los que no….el mundo iría mucho, pero que mucho mejor!! 🙂
      Besos guapa!

  2. Vivan los bichos raros!!!!
    Cada uno es libre de hacer en su vida lo que quiera, y como quiera. Es increíble pensar que la gente es tan… no sé como decirlo, tan “marisabidillos”. Porque por lo visto, todos saben de todo.

    Si una pareja ha decidido que no quiere tener hijos. Pues adelante, es su vida y hay que respetarlo. Tengo una amiga, que siempre me dice que no sabe si será madre, porque no entra en sus planes, también dice, a lo mejor un día se me va la pinza y me quedo. Pero ante la presión siempre dice que es su vida y hará lo que quiera, y me parece que hace bien.

    Igual que si quieres tenerlos. NADIE!! NADIE!!! más que vosotros, sus padres, sabéis lo que le va bien a vuestros retoños. Yo sé que cuando lo seamos tendré que lidiar con muchas cosas que quiero hacer y pienso que es lo mejor, pero en fin, siempre digo lo mismo. Vive y deja vivir, porque a la gente le encanta meterse donde no les llaman. Con lo felices que son los bichos raros. NO???

    • Siiii!! viva los “bichos raros”, buff, y de “marisabidillos” estamos rodeados…madre mía Patri ni que lo digas!!! Cada uno que haga lo que quiera y los que opinen por opinar o den consejos gratis, mejor se callen, je,je 🙂
      Besotes guapa!

  3. Si es que lo normal no existe! Y quién quiera creer que sí que existe se pierde mucho! Para mi lo normal es que cada un@ haga con si vida lo que quiera. Y con la de sus hijos lo mejor que sepa, crea y pueda!
    Por cierto, tendremos que probar este Kopi Luwak…aunque mejor no pensar de donde sale… 🙂

    • Toda la razón del mundo Inski!!!! Lo normal es que cad auno en su vida haga lo que quiera, sin dejarse influir e intentar ser feliz!! 🙂
      El Kopi Luwak esta muy bueno!!! y sí, mejor no pensar de donde viene, jajajaja! Aunque ya verás que el gusto es bueno! 😉

  4. Genial como siempre. Me alegro de que no desquedaras, buenos amigos los tuyos, y esoshay que conservarlos. Nosotros también somos bichos raros, que se le va a hacer,;), y encima tenemos un cocker maravilloso que va a todas partes con nosotros, vacaciones incluidas, faltaría más :), uno mas de la familia.

    • muchas gracias guapa!!! Sí, la verdad es que menos mal que no “desquedé” me hubiese arrepentido tanto…
      Un cocker?? que guay!!! y que bonito que os lo llevéis de vacaciones, claro que sí!!!! :)besitos!!!

  5. La verdad que em encanta todo lo que escribes..Enhorabuena….Tienes el valor de hablar de sentimientos encontrados y sacar luz…Pero el valor de decirlo y no sentirte culpable…por que seamos sinceros en esto de la crianza respetuosa a veces tambien te sientes muy juzgado por gente que cría como tu…Enhorabuena el padre de mi criatura y yo nos hemos reido y nos hemso alegrado de encontrarte como se encuentran las buenas cossa…por CUSALIDAD

    • Gorrión de Almario, muchas gracias por tus palabras, y muchas gracias por leer el blog. Es gracias a personas como vosotras que me encanta compartir mis vivencias de papá con los demás papás y mamás, porqué entre todos, tenemos tanto por hacer y por ayudar a nuestros peques, y que mejor que hacerlo unidos.
      abrazos!!

  6. Como bien dice mi querido amigo Squire, soy un bicho raro… en realidad soy “LA bicho raro”. No lo he elegido yo, sinó que han sido los demás, los “normales” los que han decidido que por ser distinta, soy “rara”. En realidad es la definición correcta, porque todo aquello que no es habitual, es raro. Para mí es un halago.
    Me encanta mi vida tal y como es, tan llena de actividades que realizar, de emociones por y para sentir, de lugares por conocer y experiencias vividas y por vivir, tan llena de planes, tan llena de libertad. Aún así, de veras que respeto muchísimo, hasta el punto de la admiración -y Carlos lo sabe bien- la maternidad/paternidad. Me encantan los retos y las metas, pero ser madre no encaja bien en esta categoría, porque es algo muy superior. Se trata de una decisión que no puede tomarse mientras tomas un café -de caca de gato o no- con unos amigos en una preciosa terraza. Hay que meditar, sopesar, anticiparse a todo lo que sucederá en los próximos dos, tres, cinco, quince, veinte, cuarenta … años! porque un hijo o hija es para toda la vida. Quizás he meditado demasiado y el arroz lleva ya tiempo cociendo y amenaza no ya con pasarse sino lo otro.
    Muchos de los papás y mamás que conozco son para mí grandes héroes, porque hacen cosas para las que yo no me veo capaz.
    Os explicaré un secreto (que ahora mismo va a dejar de serlo): En ocasiones… he pensado en tener una hija (lo siento, siempre he preferido que mi descendencia fuera femenina) o quizás dos. He soñado despierta en cómo me encantaría enseñarle a leer y verla luego devorar cuentos o libros de aventuras, para después verla escribir con fruición e inventar sus propias historias. Me encantaría enseñarle a montar en bici, a nadar, a jugar a padel, a bucear, a distinguir tipos de árboles del bosque … llevarla al cine, al Tibidabo, al Imax. Matricularla en un buen colegio -trilingüe, por supuesto- y ayudarla con los deberes. Me hubiera encantado hacer de ella una gran persona a todos los niveles. Me hubiera encantado inculcarle todos esos valores personales que para mí son tan importantes y que he visto y estoy viendo desaparecer. Me hubiera encantado sentirme orgullosa de ella por ver como seguía el camino correcto, tomando sus propias decisiones, sopesando pros y contras, no dejándose influenciar por lo que dicen los demás.
    En realidad, sería feliz “educando” a alguien, porque es algo que me fascina.
    Me entristece ver a aquellas parejas que ya sea por el “dichoso arroz” o porque su vida está vacía, han decidido ser padres, porque esas criaturas crecen salvajes. Sus padres no tienen vocación; únicamente copularon y… voilà! ahora hay que darle de comer, cambiarle el pañal e intentar que llore lo menos posible y si para ello hay que arrearle un bofetón, pues… bofetón que va!
    Papás y Mamás del mundo: sed conscientes de las decisiones que tomais. A veces, simplemente no se pueden tener hijos… y NO PASA NADA!
    Todos tenemos claro que la mayoría de la población mundial no se podrá comprar un Ferrari en su vida, no?… pues pensad que un hijo o hija es más caro que un Ferrari!!

    Ah..una última cosa: si no os gusta que cuestionen vuestras decisiones u opiniones, aplicaos el cuento y no cuestioneis las de los demás. Una cosa son los consejos y otra las desaprobaciones, tenedlo en cuenta…

    Un beso para todos esos héroes en la sombra.

  7. Grandes palabras Eva, muchas gracias por ellas, y sobretodo, muchas gracias por la amistad, respeto, amor, cariño y sinceridad que desprendes cada día. ahh y muchas gracias por compartir tu secreto. Cada día que pasa me siento más feliz y afortunado por tenerte cerca.
    Un besazo “bicho raro”.

  8. Ahh y que sepas que tu también eres una persona admirable para muchos, por hacer lo que quieres, escoger el camino, sin miedos, ni el que dirán, y lograr sonreir cada día allí donde vas….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s