BUSCA UN COLE Y DE PASO, PIERDE LA CABEZA.

image

Escoger un cole para el Martí ha sido muy complicado. Nervios, sueños delirantes por las noches (ésto mi mujer Vanessa) y una extrema sensación de continuo miedo a escoger mal. Y claro, vayas donde vayas, estés donde estés, es el tema estrella entre padres, y tú que has visto un montón de coles, pues preguntas a los papás, y uff…eso es como cuando te duele alguna parte del cuerpo y miras por internet…cagada! Y ves que unos padres te dirán de una escuela que está genial, jurarán y perjurarán que de allí salieron abogados, directores de cine, economistas o astronautas…sin embargo otros se llevarán las manos a la cabeza, te dirán que en aquel cole estudiaron (mejor dicho, no estudiaron) asesinos en serie, ladrones de poca monta, falsificadores de obras de arte o estafadores sin escrúpulos.  Y tú que estas allí con cara de pescado congelado y con ganas de enterrarte vivo, si antes tenías dudas, ahora tienes un problema: te va a estallar la cabeza, y claro, os imagináis una reunión del AMPA y tú y tu mujer sin cabeza? Los papás huyendo aterrorizados, los niños llorando…no es plan.
Después de escuchar millones de cosas, mirar páginas webs de los coles, puertas abiertas…nos encantó un pequeño colegio llamado Poblenou, una escuela basada en un proyecto con la ESMUC (escuela de música de Cataluña)  en que la música es una herramienta más en cada asignatura. El proyecto nos apasionó, las instalaciones no estaban mal (tampoco es algo que nos preocupe mucho) y los niños se les veía tan felices…
Sin embargo teníamos dudas, siempre hay dudas, sea el cole que sea, y más si ya no tienes cabeza. No estará muy lejos de casa? Le gustará a Martí? Se adaptará a su nuevo cole? Donde está mi cabeza? Quiero recuperarla!
Entonces, una mañana de esas de nervios, de esas en que te levantas como si sólo hubieras dormido 10 minutos y te hubieras despertado 5 veces, Martí mientras desayunaba, empezó a hacer ruido con su cuchara y taza de cereales. El ruido era terrorífico, de esos que se te mete en la cabeza…ay no, que no tengo! Bueno, os imagináis el ruido, verdad? Pues aquello era un no parar de las “angelicales” manos de Martí: “Martí deja de hacer ruido!”. Le dijimos  su madre y yo varias veces. Nada. Él venga a darle a la taza, así que le insistimos ya un poco desesperados, y entonces Martí nos contesto: “Mama no es ruido, es música”.

Martí 5- papa y mama 0.

Sí, el niño nos metió 5 goles en un santiamén, no pudimos remontar, ni marcar el gol del honor…nada. Un 5 a 0 y al día siguiente aguantar titulares en el “Sport”, “El mundo deportivo” y demás como: “Apoteósico Martí”, “Manita a los papas” o “Un Martí
de champions League”.
Sin duda lo mejor de todo es que
aquella mañana, supimos perfectamente que el cole Poblenou, era su cole, supimos lo que ya intuíamos, que Martí adora la música, y lo que es mejor: Aquella mañana recuperamos los 2 la cabeza.

Anuncios

Una respuesta a “BUSCA UN COLE Y DE PASO, PIERDE LA CABEZA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s