ACTORES SECUNDARIOS?

A veces los papás, nos sentimos actores secundarios. Si, de esos que a pesar de que hacen películas maravillosas y siempre están con nominaciones y premios en todos los festivales del mundo, no dejan de ser secundarios.  Vas a ponerle la chaqueta al niño? “Que lo haga la mama”, el niño tiene pipi? “no papa, me acompaña la mama”, y si quiere un bocadillo, le duele la barriga o quiere un cuento? “la mama, la mama, la mama…”.

Si, os lo reconozco, a veces es un poco frustrante, y a veces te da la sensación de que el pequeño Martí, solo quiere estar con su mama. Entonces piensas que estás haciendo algo mal, que el niño no te quiere, que eres un 0 a la izquierda como padre…un eterno actor secundario.

Después de unos días horribles con Martí decidí bajar el ritmo. A que me refiero? pues que los cambios son duros para todos y más para un niño como Martí. Él sabe que de aquí nada vendrá su hermanito Mario, el sabe que su vida cambiará para siempre, tiene miedo, celos, sensaciones y sentimientos que no puede controlar, así que que cuando está de mal humor quien casi siempre recibe? Pues el papa. Por eso el Lunes bajé el ritmo, y cuando me chillo, no me enfadé con él y le dije amablemente que bajara el tono de voz, cuando tiró los juguetes al suelo le di a entender que eso no se hacía y que se podían romper y cuando me alzo la mano como si me fuese a pegar no puse el grito en el cielo,  e intenté explicarle con buenas palabras que eso no se hacía. El quiere llamar la atención por una sencilla razón: porqué nos quiere tanto, que tiene miedo a perdernos…no hay mas. Que a veces mi hijo parece un “Critter”? (para los que no hayas visto  la peli, se trata de unos bichos muy chungos, peores que los Gremlins). No os engañaré, a veces mi hijo parece un “Critter” y se pasa “3 pueblos”, por eso el Lunes decidí que nunca más me sentiría como un actor secundario, todo lo contrario, iba a demostrarle a mi hijo que iba a estar a la altura de las circunstancias, que él era el niño de casi 3 años que necesitaba sacar esos sentimientos y no sabía como, y yo era el que le iba ayudar.

Así que cuando llegué a la guardería y Martí  salió corriendo hacia mi a abrazarme(pocas veces lo hace), supe 2 cosas: que yo no era un actor secundario, y que un niño de casi 3 año me acababa de dar un a lección. Martí me necesita más que nunca, y decidí no tener para él ni una mala cara. Así que estuvimos toda la tarde en el parque, imaginando que la extraña chimenea del parque de la palmera nos conducía al cielo con unos escaleras, y una vez allí probábamos las nubes, y eran dulces como las golosinas, además…la chimenea también estaba llena de chuches en el interior!! yuhu!!  Luego subíamos a la casita de madera, y Martí me hacia unos macarrones, unos helados y un café. Luego nos vino a buscar la mama y ya por la noche, le conté a Martí un cuento que me regaló mi abuelo hace muchos años y que siempre que se lo cuento a Martí me acuerdo de él. Cuando acabé de explicarle  el cuento a Martí me dijo hasta 4 veces mientras me besaba: “t’estimo papa”.

Los actores secundarios no existen, lo que existe es la necesidad de nuestros hijos de sentirse queridos, por la mama y por el papa. Si los escuchamos más, ni que sea solo un poquito, tendremos mucho ganado.Image

Anuncios

2 Respuestas a “ACTORES SECUNDARIOS?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s